Eso afirmó el conocido grafólogo Romario Camargo.
Seguir Leyendo